Expedición virtual a Paracas: un paraíso en el desierto del Perú

  • La Reserva Nacional de Paracas fue creada en 1975 para proteger el paisaje y la biodiversidad marina costera.
  • A través de las imágenes del fotógrafo Gabriel Herrera podemos conocer esta espectacular área protegida.

Caprichosas formaciones rocosas y un desierto impresionante junto al mar Pacífico del Perú forma parte del paisaje de la Reserva Nacional de Paracas, un área natural protegida creada en 1975. Su belleza no solo radica en esos paisajes de rocas, arena y mar, sino también en las más de 200 especies de aves que habitan este ecosistema marino costero, así como mamíferos, reptiles y peces que completan la fauna silvestre de Paracas.

La Reserva Nacional de Paracas tiene 335 000 hectáreas de extensión formada en un 35 % por tierra firme e islas y un 65 % por mar. Un espacio biodiverso que, además de ser un refugio de biodiversidad, tiene más de 100 sitios arqueológicos de la cultura Paracas. Este viaje virtual del fotógrafo Gabriel Herrera nos lleva por el mar y las dunas de Paracas, nos ofrece mágicos atardeceres, nos muestra la avifauna de la costa peruana y el legado cultural de un pueblo que vivió junto al mar.

Primera parada: el mar y los acantilados

Las islas San Gayán, la Vieja y Santa Rosa forman parte del ecosistema marino costero de la Reserva Nacional de Paracas, un paisaje que además incluye puntas, acantilados y lomas costeras. En marzo de 1992, la Reserva Nacional de Paracas fue reconocida como uno de los 13 sitios Ramsar de Perú, es decir, reconocimiento que reciben los humedales por su importancia a nivel internacional. Estos humedales comprenden la Bahía de Paracas, la ensenada Lagunilla y la bahía Independencia.

Vista al atardecer de la Reserva Nacional de Paracas.
El 65 % de la Reserva Nacional de Paracas está formado por mar.
La Reserva Nacional de Paracas tiene 335 000 hectáreas de extensión.
La vista de un muelle al atardecer en la Reserva Nacional Paracas.
La Reserva Nacional de Paracas ha sido reconocida como sitio Ramsar.
Extensas playas de arena se encuentran dentro de la reserva.
Caprichosas formas esculpidas por el tiempo ofrecen un paisaje espectacular.

Las islas, islotes, puntas y acantilados son zonas de reproducción, hábitat, descanso y alimentación para la fauna silvestre. Ecosistemas que se encuentran en buen estado de conservación, aunque el 6 % está afectado por actividades humanas. Los ecosistemas marinos pueden descender más allá de los 50 metros bajo el nivel del mar que albergan praderas de macroalgas, bosques marinos y bancos de especies comerciales como las conchas de abanico.

La Reserva Nacional de Paracas es un refugio para la biodiversidad marino costera.
Vista espectacular del ocaso en Paracas.

Segunda parada: las aves, especies protegidas

Se calcula en 216 las especies de aves que pueblan  la reserva nacional, entre ellas el flamenco o parihuana (Phoenicopterus chilensis), el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), el potoyunco (Pelecanoides garnotii), el zarcillo (Larosterna inca) y el cóndor andino (Vultur gryphus). En Perú existen 12 especies de aves marinas endémicas de la Corriente peruana, una de ellas es el potoyunco (Pelecanoides garnotii) cuyas colonias reproductivas más importantes están en las islas San Gayán y La Vieja.

Las garzas son especies migratorias que llegan hasta Paracas.
El pelícano es un ave endémica de la Corriente de Humboldt.
Miles de aves se pueden observar en las playas de la Reserva Nacional de Paracas.
Más de 200 especies de aves habitan en la Reserva Nacional de Paracas.
La observación de aves es una de las actividades turísticas en la Reserva Nacional de Paracas.
La Reserva Nacional de Paracas está ubicada está ubicada en uno de los puntos más desérticos de la costa peruana.

En un recorrido por la reserva, además de las aves, se pueden observar mamíferos como los lobos marinos finos (Arcthocephalus australis), los lobos marinos chuscos (Otarya bironia) y el gato marino o nutria (Lontra felina). Cada año, Paracas recibe a miles de aves migratorias como los chorlos y playeros, el flamenco (Phoenicopterus chilensis), la gaviota de Franklin (Larus pipixcan), la gaviota gris (Larus modestus) y el rayador (Rhynchops niger), entre otras.

En 1991 fue declarada Reserva Regional para Aves Migratorias por la Red Hemisférica para Aves Playeras.
Imágenes como la de esta hermosa ave se puede observar en la Reserva Nacional de Paracas.

Tercera parada: la historia de los paracas

Más de 100 sitios arqueológicos han sido encontrados dentro de la reserva, que muestran cómo vivían los antiguos peruanos en esta zona costera. La pesca y la recolección de mariscos eran las actividades principales de la cultura Paracas.

Los textiles paracas han sido reconocidos a nivel mundial.

Un legado importante de los paracas fueron sus textiles, considerados entre los más finos del mundo por su técnica en el tejido, sus diseños, así como sus colores y la calidad de la fibra.

Los textiles paracas son muy apreciados por sus colores.

Una visita al Museo de Sitio Julio C. Tello permite conocer la historia de este lugar, en un edificio construido con cemento de aspecto rojizo que se mimetiza con las dunas y cerros de la reserva.

Diseños originales elaborados con finos hilos destacan en los textiles paracas.
El uso de colores vivos es característico de la cultura paracas.

Cuarta parada: las dunas del desierto

El desierto de la reserva de Paracas se extiende sobre un área de 111 720 hectáreas, donde habitan reptiles como lagartijas y gekkos, además de mamíferos como el zorro costeño.

Paisajes espectaculares se observan en el desierto de Paracas.

El Candelabro de Paracas es un geoglifo dibujado en la arena que es posible verlo desde el mar. Ha sido reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación y se cree que tiene relación con las líneas y geoglifos de Nasca.

El Candelabro es un ícono de la Reserva Nacional Paracas.

El transito vehicular fuera de las vías autorizadas y los circuitos turísticos que se realizan en las dunas se han convertido en un riesgo para este desierto peruano.

Una variedad de tonos rojizos se puede observar en los cerros de Paracas.

Bonus track: la vida junto al mar

La pesca artesanal está permitida dentro de la reserva, así como en la zona de amortiguamiento. El balneario conocido como El Chaco es el punto de partida para los turistas que quieran navegar por el mar o conocer el desierto de la reserva.

Embarcaciones de pesca artesanal en Paracas.
Vista aérea de Paracas.

Fotografías: Gabriel Herrera.

Fuente: mongabay.com

Redacción por: Zadi Silva. Copywriter / Content creator.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Conoce más